Es un poco justa, pero tal y como están los alquileres hoy en día, aquí encontré mi hogar. Por cierto, no compro nada. ¿quién llama a la puerta?